Fernando Gallardo: Hay algunos proveedores que ya están viendo nuestros bienes para embargar

“Está tan alta la deuda, que corresponde a un presupuesto anual. Es decir, es más del 100% de lo que nosotros recibimos en todo un año, eso es caótico para cualquier municipio”. El edil de la comuna de Choapa devela la crítica situación económica que vive su municipio, cuya deuda actual supera los $5.400 millones. Existen miles de recursos que llegaron a la casa edilicia, pero cuyas obras nunca se ejecutaron. Esto ha desencadenado el despido de más de un centenar de personas y 55 demandas por cerca de $1.700 millones. La crisis “tocó fondo”, advierte la autoridad.

Daniela Guajardo, Diario El Día. Una complicada situación enfrenta por estos días el municipio de Salamanca. Según relata su propio alcalde, la casa edilicia registra a la fecha una deuda cercana a los $5.400 millones, cifra que supera, incluso, al presupuesto que esta entidad recibe en todo un año.

El edil Fernando Gallardo recalca que el escenario es crítico. A la pérdida de recursos entregados por la empresa Minera Los Pelambres para la ejecución de proyectos que nunca se concretaron, se suma lo ocurrido con otras iniciativas financiadas por reparticiones como Cultura, el Ministerio del Interior, la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere) y el Ministerio de Vivienda. En todas ellas los montos llegaron, pero no podrán ser llevadas a cabo. No hay claridad respecto de qué ocurrió con los fondos.

La problemática ha llegado a tal punto que ha desencadenado el despido de 110 funcionarios, pero sin lugar a dudas, dice el alcalde, una de las principales complicaciones que enfrentan son las 55 demandas entabladas por empresas proveedoras de servicios, que en total suman montos cercanos a los $1.700 millones. “Con estos procesos judiciales -advierte el alcalde-, se corre el riesgo de que sean incluso embargados algunos bienes municipales”.

Manifiesta que no ven otra salida que recurrir a un crédito leaseback con alguna entidad bancaria que permita inyectar recursos frescos. Pero tendrían que dar en garantía el propio edificio municipal y otros bienes. La medida ya fue aprobada por el concejo municipal, pero no se concretaría antes de 5 o 6 meses. Realmente “se tocó fondo”, enfatiza.

“Nos encontramos con una gran sorpresa, con una gran deuda que tiene este municipio y que a la fecha no hemos podido resolver. Lo más importante creo yo es haber detectado en los meses que han pasado cuánto era lo que está debiendo efectivamente”.

La sorpresa fue mayúscula, enfatiza, cuando se dieron cuenta que el monto llegaba a alrededor de $5.250 millones “y creemos que va a llegar a $5.400 millones”, sostiene.

-¿Cuáles son las reparticiones más afectadas, salud, educación o es transversal?

“Al revés de muchas municipalidades, nos encontramos con que nuestra deuda en salud es muy pequeña y en educación de la misma forma, pero sí el edificio consistorial, el sistema central de administración, es el que se lleva el mayor peso de la deuda”.

-Lo complicado es que, además, hubo una empresa como Minera Los Pelambres que aportó recursos millonarios para hacer obras que no se ejecutaron. ¿Cuál es la situación ahí, cuáles fueron las obras para las que se entregaron las platas y no se hicieron?

“Son cerca de 5 obras y la verdad es que hay una parte muy importante de proyectos que no se pudieron ejecutar, tanto del sector rural como del radio urbano. Pero no tan sólo de esta minera arribaron recursos, sino que nosotros también estamos en las redes del Minvu, de la Subsecretaría de Desarrollo, en Cultura, en Seguridad Pública, un montón de cosas. Son un sinfín de situaciones que nos fueron ocurriendo y que dan el resultado de alrededor de $5.400 millones que nos da esta deuda”.

-En esas reparticiones que menciona ¿También hubo entrega de recursos para proyectos que no se ejecutaron?

“Efectivamente. Yo partí por lo que era más cómodo, que era ir a dar la cara. En Cultura, por ejemplo, hablé con la directora y le dije que efectivamente no íbamos a poder ejecutar un proyecto en la escuela de Santa Rosa porque eran $120 millones que no estaban y no teníamos ninguna posibilidad de poder tenerlos en el corto plazo. Lo mismo en el Ministerio del Interior, en Seguridad Pública, donde $49 millones tampoco se pueden ejecutar y tuvimos que dar la cara”.

¿DÓNDE ESTÁN LOS FONDOS?

-¿Usted ha hablado con cada una de estas reparticiones?

“Hubo que hacerlo al tiro, para que se supiera, porque nosotros como municipio la verdad es que está tan alta la cantidad de deuda, que corresponde a un presupuesto anual. Es decir, lo que debemos es más del 100% de lo que nosotros recibimos en todo un año, entonces, eso es caótico para cualquier municipio”.

-¿Pero estas platas llegaron en algún momento al municipio?

“Sí, todo lo que yo acabo de decir fueron recursos que ingresaron al municipio. Yo tampoco quiero decir con esto que las platas las sacaron, sino que más bien será la Contraloría la que tendrá que decir que lo que se hizo con estos montos, pero realmente hubo una malversación respecto a estos dineros”.

-Una de las teorías es que se pueden haber destinado al pago de otros ítemes. ¿Usted concuerda?

“Efectivamente. Yo creo que al final aquí faltó la responsabilidad y la valentía de haber habido o haber hecho una mejor administración y decir que a este municipio, los ingresos que tiene no le alcanzan para ser sustentable. Por lo tanto, era bien fácil a lo mejor tener recursos de otros lados y seguir pagando, pero seguir debiendo. Era demasiado fácil, pero todas estas cosas tocan fondo y al final no hay como salvarse”.

DESPIDOS Y RIESGO DE EMBARGO

-Esto va a tener repercusiones en los próximos años para el municipio, que además va a tener que asumir los gastos actuales…

“Lo primero que hay que hacer es cuadrar la caja y eso significa que te llegan 100 y tienes que gastar 100, no más. Eso es lo que estoy haciendo. La gente que trabaja en el municipio ha sufrido los embates, porque primero tuvimos que echar a un montón de personas, más de 110 funcionarios tuve que despedir y en una siguiente etapa estamos recortando los sueldos, porque es la única manera de cuadrar la caja, no hay más alternativa. Aquí tú no puedes pensar en apagar el alumbrado público en la mitad del pueblo, no se puede, por lo tanto, la pobre gente, los funcionarios, son los que están pasándola muy mal”.

-¿Hay algún otro tipo de recorte que hayan tenido que hacer?

“Bueno, hemos entregado todas las casas que teníamos en arriendo, nos hemos aglutinado con todos los departamentos en el edificio municipal, hemos hecho muchas cosas para poder rescatar y dejar de gastar recursos”.

-¿Y el tema de los trabajadores a honorarios, como han hecho otros municipios?

“Nos hemos ahorrado casi $600 millones en honorarios, que es una cantidad muy alta, eso fue lo que logramos rescatar. Pero así y todo, aún el municipio no se logra sustentar”.

-¿Usted cuándo cree que podrían tener una salida a esta problemática?

“Ideal para mí va a ser poder desahogarme cuando tenga los recursos para poder pagarle a los proveedores. Nosotros tenemos aproximadamente 55 demandas, bastante voluminosas y eso es lo que me tiene muy complicado, porque eso no te deja trabajar tranquilo”.

-¿Eso en recursos cuanto significa?

“Debemos ir en alrededor de los $1.700 millones. Hay muchos proveedores que los tenemos esperando y que confían en que en algún rato les vamos a poder pagar”.

-Si se inician temas judiciales ¿hay algún riesgo para usted, para los bienes del municipio?

“Para uno si bien es cierto hay riesgo, hay posibilidades de que no te pase nada, pero el tema son los bienes municipales, porque hay algunos proveedores que ya están viendo nuestros bienes para embargar, porque yo no tengo cómo hacer un compromiso hoy día. Si ni siquiera tengo para pagar los sueldos, porque no alcanza, no puedo darme el lujo de poder transar alguna cosa para pagar mensualmente, es súper difícil. Pero yo creo que esto se alivia una vez que nos salga el préstamo y con eso definitivamente vamos a poder trabajar más tranquilos”.

-¿Para cuándo usted avizora una salida a este conflicto?

“Tenemos, yo diría para 5 o 6 meses más. Pero acá hay que dar la cara todos los días, todos los días decir que no, proveedor que entra hay que explicarle, es realmente muy complicado”.

-¿Ven alguna solución a este problema en el corto o mediano plazo? ¿Hay algún tipo de fórmula que puedan ocupar, un leaseback?

“La única fórmula que se ve y para lo que estamos haciendo las gestiones es recurrir a un préstamo leaseback. Ya se logró el acuerdo del Concejo Municipal, estamos pidiendo a algún banco que se interese y estamos en los trámites en la Dipres en el Ministerio de Hacienda. Pero es lo único que se puede hacer, no tenemos más alternativa, porque si te pones a pensar que el municipio va a pagar las deudas es sumamente difícil, porque el presupuesto municipal no alcanza ni siquiera para cubrir los consumos diarios”.

-Pero ahí tendrían que recurrir a algunos bienes del municipio para darlos como garantía…

“Si, estamos pensando en el edificio municipal para ponerlo en garantía”.

-¿Con eso cubrirían todo?

“Creo que falta algo, habría que poner otro bien público que sobrepase esa cantidad para que nos puedan facilitar los recursos. Recordemos que cualquier entidad financiera no te presta si no le pones el doble de garantía”.

-Es algo similar a lo que pretende hacer el municipio de La Serena…

“Sí, pero si nos ponemos a analizar, en La Serena ellos tienen cuánto, 180 mil millones de presupuesto, pero nosotros debemos el 100% de nuestro presupuesto anual, lo de ellos es nada. Si yo me hubiera encontrado con una deuda de $900 millones estaría feliz, pero es demasiado el problema que tenemos”.

-¿Hay alguna opción de intervención de la Subdere u otro organismo que pueda darles auxilio?

“Lo primero que uno hace es acudir a la Subdere, al Ministerio del Interior, pero lamentablemente no pude conseguir nada, no hubo la posibilidad porque no hay recursos para auxiliar a las municipalidades en estos casos. Ellos nos pueden auxiliar con algunos proyectos, pero en recursos frescos para solucionar la situación no hay”.

-Es decir, la solución tiene que generarse desde el mismo municipio…

“Desde el municipio tenemos que comenzar a ver la fórmula para poder comenzar a pagar. Ahora, para un crédito de $5 mil millones lógicamente nos vamos a demorar 10 o 12 años en pagarlo, porque para que sea creíble para un banco tú no puedes pagar más de 60 o 65 millones de pesos mensuales”

PROYECTOS FUTUROS

-¿Eso cómo ha repercutido en su administración, en la inversión en proyectos que usted esperaba concretar?

“Al final del camino vamos a deber $5.400 millones, esa es una cosa, de eso hemos podido pagar no más allá de $300 millones. Pero a la vez nosotros no podemos ejecutar obras, porque nos dejan con las manos atadas, pues además no tenemos recursos propios para hacerlo. Es más, hoy dependemos de los proyectos y los convenios que hemos logrado hacer, que son muy pocos, muy escuálidos, con la minera (Los Pelambres) para poder ejecutar algunas obras que son las mínimas”.

-Usted se refiere a las 15 iniciativas que incluye el convenio Vive Salamanca, que se dio a conocer hace algunas semanas…

“Sí, en eso estamos trabajando y es lo único que nosotros vamos a poder mostrar y si no fuera por eso no tendríamos nada. En la Subdere no podemos presentar proyectos, tampoco en Seguridad Pública, estamos entrampados con el Minvu y así un montón de cosas que podríamos tener recursos, pero no podemos hacerlo”.

 

Te puede interesar …
La primera autoridad comunal, dio a conocer su molestia con el actuar del Intendente Claudio
Tras la publicación de la nota Las millonarias asesorías que contrató Daniel Núñez a ONG
El parlamentario que busca la reelección en la región de Coquimbo, ha contratado 16 asesorías
Los resultados de la elección primaria presidencial en Salamanca concordaron con la tendencia nacional. 1.265
Entre enero y mayo de 2017, la nueva administración de Fernando Gallardo logró ahorrar $364.778.617

Comentarios